Con CERAC, Dayco destacó el crecimiento de marca en el mercado de reposición

135

Su presidente, Franco Sartori, participó del ciclo de teleconferencias. En el mercado interno crece por ser la única fábrica argentina para el mercado automotriz, tanto original como de reposición.

En el marco del ciclo de teleconferencias organizadas por CERAC con el apoyo de nuestra Federación nacional, disertó el presidente de Dayco Argentina, Franco Sartori.

El directivo fue presentado por el presidente de nuestra Cámara, José Giordano, y luego respondió preguntas.

La fábrica de correas Dayco llegó al país en 1995 con el objetivo inicial de acoplarse a la producción de una sola automotriz pero, transcurridos 25 años, ya vuela por sí misma, ocupa un rol central en el mercado de las correas, es multimarca, exporta y planifica ingresar a nuevos mercados y en un año tan complicado como este planifica inversiones para el desarrollo de nuevos productos.

En un contexto donde no pocas compañías decidieron frenar la reinversión por la crisis, Franco Sartori anticipó una inversión de 1,5 millones de dólares para la instalación de la octava plataforma de producción que permitirá el desarrollo de un producto que la planta cordobesa no realizaba hasta el momento y que exportará a Estados Unidos y México.

Producto nacional

La marca es la única que abastece al mercado automotriz y a las terminales desde el propio país. Otros jugadores del negocio importan sus líneas, pero en el Parque Industrial de Ferreira se continúan produciendo correas sincrónicas y correas auxiliares, con siete líneas de producción activas y más de 180 empleados, describió.

La pandemia frenó la marcha en marzo, pero desde la segunda semana de mayo la planta está activa casi a pleno y, sobre una capacidad instalada para la producción de 1,1 millones de correas mensuales alcanza 950 mil unidades pero con planes de aumentar la cadencia por algunos factores inesperados, como el freno en la producción de correas por el que atraviesa Brasil.

Inversiones

“Se vienen inversiones, estamos muy confiados en eso, el arreglo con los bonistas fue una muy buena noticia en el exterior, las últimas no tanto”, refirió. La firma se concentra en dos unidades de negocio: Equipo original y after market (repuestos).

Sartori explicó que Dayco tiene totalmente compensada su balanza de dólares por lo cual no tiene inconvenientes para continuar con la importación de insumos. Una correa cuenta con unos 20 materiales, de los cuales el 90 por ciento son importados, como caucho, hilos y telas para las sincrónicas. Todo proviene de Europa, China y Brasil.

Importaciones

La clave está en que, por cada dólar exportado, la fábrica utiliza 0,70 centavos en importaciones, con lo cual tiene margen para continuar sin inconvenientes con sus operaciones, puntualizó, algo que ya fue conversado en enero con las autoridades nacionales.

Con la inversión planificada, se producirán anillos y bandas de goma para exportar. Con una inversión de 1,5 millón de dólares se podría alcanzar una facturación anual por ese producto de 4,5 millones en esa moneda.

Pero, además, las puertas de los mercados externos se le siguen abriendo a Dayco. Ya exportan a Ford de Brasil y EE.UU., a GM en Brasil y en cuatro meses sumarán como clientes a Fiat-Chrysler en EE.UU., y a otro cliente muy especial.

Se trata de Blue Bird, la fábrica de los típicos colectivos escolares amarillos norteamericanos. En Argentina provee a todas las marcas (salvo dos).

Crecen los kits

Como producto terminado, la marca trae de China correas trapezoidales, en tanto que las poleas y tensores provienen de Brasil, EE.UU. e Italia, “pero no hemos tenido trabas”, aclara. Con muchos de esos elementos, la fábrica elabora un producto (originalmente desarrollado por otra marca) que se viene imponiendo en el mercado de reposición: el kit del conjunto de transmisión de los vehículos.

Sartori destacó también el éxito que está consiguiendo la marca con la comercialización de kits terminados, un acierto del equipo de comercialización de Dayco que vio la necesidad existente en el mercado de reposición de este tipo de elementos.

Los mercados del transporte y de la maquinaria agrícola vienen creciendo en participación en la demanda de Dayco, a tono con una estrategia internacional de la compañía, describió Sartori.

Ante la pregunta de los participantes, Sartori vaticinó una larga vida para el comercio minorista de cercanía, pese a la comodidad que implica la compra por comercio electrónico para el cliente, pero consideró que la atención personalizada sigue siendo fundamental en este tipo de rubros.

El comercio electrónico y las casas de repuestos

«En esa estrategia entran los canales de comercialización actuales que tenemos, con distribuidores mayoristas y minoristas, comercios de retail, repuesteros y mecánicos. El comercio electrónico viene desde hace tiempo y la pandemia ha mostrado con más claridad su potencial. Eso puede atentar contra los negocios en algunos productos, pero, en otros, creo que todavía se requiere un toque personal y eso pasa en el mercado de repuestos. Creo que el mercado electrónico es un canal más, no es que viene a suplir nuestra cadena de comercialización. Tenemos que ver cómo interactuar con ella para mejorar la experiencia de nuestros clientes, pero no creo que, al menos en el caso de las correas, sea un reemplazo de las casas de repuestos. Lo que tenemos que hacer con eso nosotros, desde la casa de repuestos física, es fomentar esa cercanía y aumentar lo máximo posible la velocidad de entrega», remarcó.

La teleconferencia fue cerrada por el presidente de FACCERA, Esteban Martín, quien destacó la importancia de este tipo de intercambio cercano con quienes nos proveen e instó a los repuesteros a participar de las capacitación que otorga la institución por vía electrónica.