Adiós al Negro Arónica, un colaborador, un amigo

908

Quienes integramos la Comisión Directiva y los colaboradores de CERAC estamos tristes. Hace unos días falleció José Eduardo Arónica, o mejor dicho, nuestro querido “Negro” Arónica.

Un interminable desfile de recuerdos pasó por la cabeza de muchos de nosotros ante la noticia de que la enfermedad que padecía le había ganado la batalla a sus enormes ganas de vivir.

Arónica fue un colaborador, un amigo, un hermano para muchos. Bajo su responsabilidad, por ejemplo, estuvo la construcción de la sede de nuestra institución.

Pero además, mantenía un cercano vínculo con muchos repuesteros a los que, además de prestarle sus servicios profesionales, los engalanó con su sonrisa imborrable y su amistad.

Por ello, no fue extraño ver en estos días como instituciones y comercios lo despidieron con afecto y cariño.

Desde CERAC y la Cámara Cordobesa del Neumático, nuestro más sentido pésame a la familia Arónica, a su esposa y a sus hijos.