Por su alta calidad, desde Córdoba Kügellager trabaja en internacionalizar la marca

474

Se realizó una nueva charla en el marco del ciclo “De Fabricantes y Distribuidores a Repuesteros”, en esta caso con la participación de Gertrudis Cavallero, presidente de la Fábrica de Tensores, Autotensores de correa y Rodamientos Especiales para automotores Kügellager.

La marca es conocida en toda la República Argentina, donde ha sabido consolidarse en base a la calidad certificada por normas internacionales. También es conocida en el mundo de las exportaciones, pero ahora proyecta abrir sucursales en terceros países, indicó la directiva.

Una década atrás, Kügellager habilitó una planta construida específicamente para la fabricación de rodamientos especiales. Cuenta con una superficie cubierta de 3.200 m² sobre un predio de 1 ½ hectárea. Se agrega una permanente política de inversión.

La directiva destacó la calidad de las materias primas, los procesos y las normas internacionales que aplica la empresa cordobesa para la producción de tensores que abarcan a 350 ítems diferentes.

“Usamos para el desarrollo de los tensores los diseños originales, siguiendo los estándares internacionales. Si la pieza originalmente tiene un rodamiento integral que hay que fabricarlo de cero, lo hacemos, en la Argentina somos los únicos que lo fabricamos de este modo”, recalcó.

Un tensor, por ejemplo, no tiene metido en su interior un rodamiento, sino que la pieza en sí misma es un rodamiento. Las pistas están talladas directamente para que corran las bolillas.

Llevan una grasa especial de alta temperatura, un  separador de nailon que es auto lubricado, que hace que sea más silencioso, entre otros dispositivos internos.

“Comparado con este mismo tensor al que le ensambla un rodamiento, el nuestro tiene mayor capacidad de carga, tanto dinámica del vehículo como movimiento, como estático, como cuando el vehículo está detenido”, remarcó.

Estas piezas “son muy exigidas”, por ejemplo, se utiliza nylon de primera calidad, no reciclados y lleva un porcentaje de carga de fibra de vidrio que le da mayor resistencia.

La empresa también ejecuta la trazabilidad del aluminio y se hace producir medidas de aceros especiales para la producción de sus tensores. En la actualidad tiene un stock de materias primas suficiente para sostener tres años de actividades.

En materia de normas de calidad Kügell está certificada desde el año 2001 por TUV Reinhard. “Y a partir del 2018 hemos certificado la versión 2015. Al día de hoy no me lo pide nadie. La hacemos por una cuestión nuestra de trazabilidad y de aseguramiento de calidad”, indicó Gertrudis Cavallero.

La firma está “trabajando mucho en lo que es la internacionalización” con la intención de abrir sucursales en el exterior y posee un equipo de recursos humanos de larga trayectoria.

En cuanto al mercado, “estamos muy enfocado en el after market” pero por otra parte “no hay tensores nacionales, no existen. De hecho, estamos trabajando con la Cámara de Industriales Metalúrgicos en la Ley de Autopartes. Como ustedes sabrán, el auto cada vez tiene menos porcentaje de participación nacional. Y esa es una de las partes que no es nacional. Nunca lo ha sido”.

Pero la curiosidad es que mientras las terminales colocan tensores importados, muchas de las marcas que le proveen les solicitan a Kügell la fabricación de tensores para el mercado de reposición.

La disertación completa puede verse en nuestro canal de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=soj6D57AJVM