Entran de Brasil autopartes a precio de saldo, asegura AFAC

1118

Tras más de cinco años con su economía estancada, Brasil se prepara para cerrar este 2016 con una nueva caída en su nivel de actividad. La baja esperada es del 2,6%, pero las consultoras aclaran que hay terreno como para que el desplome sea aun más pronunciado.

Otro problema grave que encarna esta crisis que se profundiza en tierras de Dilma Rousseff es que se está incrementando el stock de mercadería sin vender. Y la Argentina es la “góndola” más cercana que tienen las compañías brasileñas para redireccionar su exceso de inventario.

“Brasil ya nos está exportando su crisis. Como se le desplomó el consumo y no tiene dónde colocar sus productos, está empezando a enviarlos hacia nuestro mercado interno. Estamos viendo con temor que arrancó una enorme liquidación de stocks y esto está perjudicando fuertemente a la industria argentina”, advirtió a iProfesional Raúl Zylbersztein, secretario general de la CGERA.

El directivo marcó dos puntos clave: por un lado, la enorme necesidad que tienen las fábricas del país vecino de desprenderse de inventario, está generando que en muchos rubros, como autopartes, textil o línea blanca, los productos con sello brasileño lleguen al mercado argentino a precios cada vez más bajos.

En segundo término, esta mayor presión por colocar sus stocks coincide con la flexibilización de las importaciones que dispuso la administración macrista.

“Las empresas brasileñas ahora pueden ingresar mercadería con mayor facilidad y hay una logística preparada para que, prácticamente de un día para el otro, puedan tener su carga entrando por la frontera argentina”, alertó Zylbersztein.

Diego Coatz, economista jefe de la Unión Industrial Argentina, advirtió que hay ramas de actividad en Brasil que “para cubrir costos fijos y con una escala tan grande, necesariamente tengan que colocar sus productos en la Argentina”.

Esto, de hecho, es lo que está sucediendo con la industria autopartista nacional, que comenzó a perder contratos con automotrices que están decidiendo importar piezas directamente desde Brasil o de China.

Fuentes de AFAC, la principal cámara de fabricantes de componentes del país, advirtieron a este medio que “estamos perdiendo la pulseada con Brasil. Tienen una escala enorme, disponen de mucha capacidad ociosa y, con tal de cubrir una parte de los costos fijos, están cotizándoles a las terminales a precios alarmantemente bajos frente a los cuales los proveedores nacionales no podemos competir”.

Desde la entidad brindaron dos datos que sirven para ilustrar el delicado momento que atraviesa esta rama de actividad: el último mes, a unas 15 fábricas argentinas que abastecen a automotrices instaladas en el país se les cayeron contratos o están a punto de perder el negocio.

El “precio de saldo” al que están ingresando los componentes “Made in Brasil” llega a tal punto que –aseguraron desde AFAC a este medio- “las terminales están dando una suerte de ultimátum a sus proveedores autopartistas argentinos para que bajen sus cotizaciones hasta un 40%.

Extraido de Infobae Profesional 13/5/2016