Clausuran desarmadero “tuneado” como taller de alta competición

610

Personal de la división de Sustracción de Automotores de la Policía Federal junto con integrantes de la dirección de Desarmaderos del ministerio de Seguridad clausuraron un taller mecánico de autos de alta competición que funcionaba como pantalla de un desarmadero de autos, en el barrio de Mataderos de la ciudad de Buenos Aires.

El operativo se realizó en calle Larrazabal 1900, donde la Policía Federal secuestró una gran cantidad de autopartes ilegales y 3 autos de carrera, uno de alta gama (BMW), un Fiat Uno y un Corsa con numeraciones adulteradas, entre otras irregularidades. Los autos de competición corresponderían a la categoría Turismo Internacional, categoría promocional del automovilismo nacional que este fin de semana, la clase dos y súper, disputarán la cuarta fecha en el Autódromo “Oscar y Juan Gálvez”.

El trabajo estuvo coordinado por la dirección nacional de Investigaciones del ministerio de Seguridad. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich afirmó que “la lucha contra este tipo de delitos es muy importante por la violencia que generan los robos de automotor”. Estos luego son vendidos en el mercado ilegal. “En esta oportunidad, pudimos secuestrar una cantidad de documentación que nos permitirá ir a fondo en la investigación”, finalizó la ministra Bullrich.

El secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, destacó el trabajo y la investigación policial, y sostuvo: “Desde el ministerio estamos impulsando una fuerte política de control preventivo”. Y destacó que “detrás de estos talleres hay toda una cadena de robos, desarme y venta de autopartes que seguiremos desarticulando”.

Burzaco destacó el trabajo y la investigación policial y agregó: “Estamos impulsando una fuerte política de control preventivo”. Destacó que “detrás de estos talleres hay toda una cadena de robos, desarme y venta de autopartes que seguiremos desarticulando”.

Tras una orden de allanamiento dispuesta por el Juzgado Nacional en lo Correccional N° 11, a cargo de Luis Alberto Schelgel, los efectivos ingresaron al taller donde secuestraron más de 140 autopartes, entre ellas contabilizaron 26 puertas, seis cajas de velocidad, cinco bastidores de motor, cuatro capots, once espejos retrovisores, 36 ruedas y ocho llantas, semiejes, y tanques de combustible, entre otros elementos.

Entre el material incautado, se pudo corroborar además tres autopartes que correspondían a un vehículo marca Nissan, que tenía pedido de secuestro vigente por el delito de hurto.

También se hallaron motores y blocks de motores semiarmados, todos con distintas irregularidades en su enumeración, ya sea por estar borrada o adulterada, elementos de corte y cuñas para alterar los números grabados.

En el entrepiso del lugar había 77 cartuchos de escopeta.

El juzgado decidió no autorizar la entrega de los autos que se encontraban en el interior del taller a cualquier persona que lo requiera y clausurar el local hasta nueva orden.

La Nacion 14 mayo 2016